«La Gobernación de Santa Cruz no puede ser la herramienta para un aprendiz»

«La Gobernación de Santa Cruz no puede ser la herramienta para un aprendiz»

EJU.TV.-  El postulante sostiene que Camacho tiene un “liderazgo vacío” y considera que, si en Santa Cruz gana Cronenbold, la Gobernación se convertirá en una caja de resonancia del gobierno nacional.

José María Cabrera, exprocurador y candidato a la Gobernación de Santa Cruz por la sigla Fuerza y Esperanza (Fe) sostiene que esa Gobernación no puede ser la herramienta para un aprendiz.

El postulante incursionó por primera vez a la arena política en estos comicios. Antes acompañó como asesor jurídico a gestiones de gobiernos municipales, como de La Guardia y Santa Cruz de la Sierra. Recientemente estuvo 10 meses al mando de la Procuraduría General del Estado, durante el gobierno transitorio.

“Todo este cúmulo de experiencia, junto con mi formación como abogado, constitucionalista y profesor universitario, me ha  llevado a dar cuenta de la necesidad, pero imperiosa que tiene todo nuestro país, pero en este caso específico la Gobernación de mi departamento, Santa Cruz, para sobre todo enfrentar la corrupción”, declaró a Página Siete, antes de mencionar que una de las propuestas de su plan de siete puntos es el de transparencia y el gobierno digital.

Usted postula con Fe. ¿Cómo se dio el acercamiento?,  ¿es militante o invitado?

Soy un candidato invitado. A mi retorno a Santa Cruz muchas plataformas, muchas agrupaciones e inclusive algunos partidos políticos conversaron y me plantearon estas alternativas. Finalmente me decanté por el proyecto de la agrupación ciudadana departamental Fuerza y Esperanza (Fe), porque es una agrupación muy sana, relativamente joven y que no está contaminada con la presencia o la influencia de viejos políticos o de prácticas de la vieja política.

¿A qué fuerzas identifica como sus principales adversarias? 

Sin duda alguna, los contendientes tradicionales son  el MAS, encabezado por Mario Cronenbold, y en el otro extremo tenemos a Creemos, con Luis Fernando Camacho. Entonces, entre esa polarización forzada y que pretende privar de alternativas diferentes y democráticas a la gente, es que la propuesta de Fe, con la candidatura de José María Cabrera, plantea a los ciudadanos de Santa Cruz un proyecto viable, real, democrático y que tiene contenido, porque las propuestas tanto del MAS como de Creemos no pasan del eslogan y del rostro del candidato.

 ¿Está más cerca de la izquierda, la derecha o del centro? 

Sin duda alguna es un planteamiento de centro y profundamente democrático, con sólidas convicciones democráticas. Rechazamos toda posición ideológica autoritaria, totalitaria. Es una convicción ideológica profundamente democrática, profundamente institucionalista,  constitucionalista, que es la formación mía, y más allá de etiquetas ideológicas, proyectos que sirvan para ayudar a que la gente salga de la pobreza y emprenda sus proyectos de realización personal.

Surgió la propuesta del federalismo en Santa Cruz. ¿Usted apuesta también por aquello? 

En esto quiero ser bien categórico: denuncio ese planteamiento como una baratija, como un planteamiento hueco y de engaño, de que abusa de la desinformación que tiene la ciudadanía, porque nadie tiene la obligación de tener conocimientos constitucionales, pero Bolivia entera, y sobre todo Santa Cruz, siempre debatió la alternativa federalista.

Potosí, en un momento reivindicaba el Potosí federalista, Cochabamba a fines del siglo XIX era el precursor del federalismo  y Santa Cruz, durante los siglos XIX y XX, ha tenido siempre un movimiento federal importante.

Finalmente, ese proceso de deliberación y pensamiento y autocrítica de los sectores pensantes y de las clases dirigentes más preclaras que han tenido Bolivia y Santa Cruz, se decantó no por la vía federal, sino por la vía autonómica.

Y desde hace 11 años se logró por primera vez en la historia de Bolivia desterrar ese centralismo secante, que tanto daño  hizo a todas las regiones del país. Y hemos incorporado ya un Estado descentralizado con autonomías.

Hágame el favor, Dios santo, cómo vamos a plantear un federalismo para instaurar un poder judicial en cada departamento, diferente del poder judicial nacional. Acaso  la gente reclama tener una corte suprema en Tarija, una corte suprema en Cochabamba, una corte suprema en Santa Cruz. El Estado apenas y puede costear el presupuesto de un poder judicial y ahora plantean una salida federal, cuya principal diferencia con el Estado autonómico cabalmente es que el Órgano Judicial se mantiene centralizado en el Estado autonómico.

Además, el federalismo en Latinoamérica es un gran fracaso. ¿Cuál fue el más exitoso en descentralizar: el federalismo argentino o el Estado autonómico español? Sin duda, el Estado autonómico español, que ha sido el modelo que inspiró la Constitución de 2009. ¿El federalismo de México, de Venezuela, de Brasil son más eficientes que el Estado autonómico español? Sin duda alguna el planteamiento del modelo del Estado autonómico es la mejor alternativa para Bolivia.

Lo que plantea Fe y el candidato José María Cabrera para el departamento de Santa Cruz es más bien ejercer la autonomía que está en la Constitución.

 ¿Cómo evalúa y resumiría el paso de Costas por la Gobernación?

Hasta febrero de 2009, cuando se constitucionalizan las autonomías departamentales, como un paso y una trayectoria heroica. Fue el líder que condujo a Santa Cruz y a toda Bolivia a concretar ese anhelo, que era la descentralización a través de las autonomías departamentales para toda Bolivia.

A partir de ello se desinfla el liderazgo del gobernador Rubén Costas, de manera que queda escuálido el ejercicio de la autonomía y específicamente en la Gobernación de Santa Cruz hasta el día de hoy. Once años después de promulgada la Constitución de 2009, la Gobernación de Santa Cruz no tiene identidad, pues no sabe si sigue siendo prefectura departamental, si confunde los roles con el Comité pro Santa Cruz con un discurso reivindicativo y confrontacional con el gobierno central, o incluso anda ejerciendo muchas veces competencia en ámbitos que  corresponden a los municipios o en su caso a los ministerios del Gobierno.

No ha tenido el gobierno Costas de  2009 para adelante la claridad para poder ejercer con identidad lo que le corresponde, de acuerdo al artículo 300 de la Constitución, a un gobierno departamental auténticamente autónomo.

Ese desinflamiento de ideas y de ejercicio autonómico de la gestión de Demócratas al mando de Rubén Costas ahora pretende continuar agazapado con la alianza de Creemos. Creemos, finalmente,  cobijó a Rubén Costas y su partido para continuar y perpetuarse en el poder pese a que las ideas sobre la autonomía fueron extraviadas a partir de 2009.

¿Cuál es la valoración que hace del liderazgo de Camacho?

Un liderazgo vacío, hueco, un liderazgo  de eslogan, y una carencia de trayectoria, formación y solvencia suficiente para asumir la conducción y la responsabilidad de ser la primera autoridad del departamento más extenso de la república y con la economía más pujante.

Santa Cruz es la nueva Bolivia. Dentro de este quinquenio que  asumirá la nueva gestión de la Gobernación, las proyecciones del INE indican que alrededor del 40% e inclusive hasta el 50% de la población total de Bolivia residirá en el departamento de Santa Cruz. De manera que el liderazgo que precisa de manera urgente el departamento de Santa Cruz es un liderazgo con ideas claras, no un liderazgo de improvisación. No puede la Gobernación de Santa Cruz ser la herramienta para un aprendiz. Tiene que llegar una persona con capacidad, con solvencia, con trayectoria y lastimosamente Luis Fernando Camacho carece de todos esos atributos.

En la vereda de enfrente, ¿qué lectura hace del candidato del MAS, Cronenbold?

Lo que percibimos y es notorio de la propuesta del MAS es que no plantea absolutamente ningún contenido programático y simplemente lo que vendría a constituirse para la gente de Santa Cruz es ser que la Gobernación, si cae en manos del MAS, sería una caja de resonancia de las instrucciones del gobierno nacional. Sería un renunciamiento de la autonomía que tanto le costó a Bolivia y a Santa Cruz si es que llega un militante del MAS como Mario Cronenbold a ejercer la primera autoridad.

No hay ningún contenido, no hay ningún proyecto, no hay ninguna visión de futuro y es más bien simplemente volver a constituirse como una prefectura que estaba a instrucción y a órdenes del presidente de turno.

Deja un comentario