Hallan la madriguera de un siniestro gusano gigante de hace 20 millones de años

Hallan la madriguera de un siniestro gusano gigante de hace 20 millones de años

AHORA DIGITAL.-  Estas criaturas marinas de dos metros de longitud se ocultaban bajo los sedimentos al acecho de sus presas

Hace unos 20 millones de años, unos gigantescos gusanos pudieron haber colonizado el lecho marino del continente euroasiático. Estas criaturas de dos metros de longitud, que parecen sacadas del imaginario de Lovecraft, practicaban la caza de emboscada. Permanecían ocultas en sus largas y estrechas madrigueras hasta que salían impulsadas hacia arriba para atrapar a sus incautas presas con sus mandíbulas y arrastrarlas al interior. Este escenario de pesadilla ha sido propuesto por un equipo de la Universidad Nacional de Taiwán tras descubrir unos sorprendentes rastros fósiles en los fondos marinos cercanos a la isla. Los hallazgos aparecen publicados en «Scientific Reports».

El nuevo rastro fósil (icnofósil), al que llamaron Pennichnus formosae, consiste en una madriguera en forma de «L», de aproximadamente 2 metros de largo y 2 ó 3 centímetros de diámetro. Para dar con el mismo, Ludvig Löwemark y sus colegas estudiaron 319 especímenes preservados dentro de capas de fondo marino formadas durante la era del Mioceno en el noreste de Taiwán. «En muchos casos solo pudimos ver una pequeña parte del rastro fósil. No fue hasta que encontramos un espécimen casi completo en Yehliu Geopark que finalmente nos convencimos de que nuestra interpretación era correcta», explica el investigador a este periódico.

Antecesor del bobbit

Los rastros fósiles son estructuras geológicas como madrigueras, huellas y cavidades de raíces de plantas preservadas en rocas, que permiten sacar conclusiones sobre la morfología o el comportamiento de organismos antiguos. Lo que nos sugiere la morfología de Pennichnus es que las madrigueras probablemente estaban habitadas por gusanos marinos gigantes similares al gusano bobbit (Eunice aphroditois), que todavía se encuentran en la actualidad.

Los bobbit son depredadores oportunistas que se entierran en el fondo de los océanos y utilizan sus poderosas mandíbulas para capturar presas como peces, calamares y pulpos, que después arrastran a sus madrigueras. Las dimensiones de los antiguos gusanos «son muy similares a las de los bobbit y la parte superior de las madrigueras también coincide», señala Löwemark.

Hasta ahora los científicos no han encontrado ningún resto del animal que ocupaba esas madrigeras pero, si eran parientes de los bobbit, probablemente también tenían feroces mandíbulas. «Como no hemos encontrado el rastro fósil de ningun gusano ‘bebé’ , creemos que los que lo produjeron no comenzaron a vivir en el sustrato arenoso hasta que fueron adultos. Como en el caso de los bobbits modernos, los juveniles viven en libertad y los adultos construyen una madriguera donde quedarse», aclara el científico.

Ilustración en 3D en los gusanos tipo bobbit

Moco como cemento

Los autores sugieren además que el regreso de un gusano antiguo con su presa a la madriguera alteró el sedimento alrededor, causando distintas estructuras parecidas a plumas. Un análisis más detallado reveló una alta concentración de hierro hacia la sección superior de la madriguera. Esto puede indicar que el gusano reconstruyó su nido secretando moco para fortalecer la pared, ya que se sabe que las bacterias que se alimentan del moco producido por los invertebrados marinos crean ambientes ricos en hierro.

Aunque los gusanos marinos han existido desde principios del Paleozoico, sus cuerpos se componen principalmente de tejido blando y, por lo tanto, rara vez se conservan. Se cree que el rastro fósil presentado en el estudio es el primero conocido de este tipo producido por un depredador de emboscada subterráneo.

Deja un comentario