Gobierno brasilero pone en duda la Copa América

Gobierno brasilero pone en duda la Copa América

RED UNO.-  Según Ramos, fue la Confederación Brasileña de Fútbol la que dio el Ok a la disputa del torneo, no el gobierno nacional.

La Conmebol anunció este lunes que la Copa América se jugará en Brasil, luego de bajar a Argentina como sede. La entidad debe definir los estadios para el torneo que debería comenzar el 13 de junio, aunque desde el gobierno de ese país surgió una duda: el ministro de la Casa Civil, Luiz Eduardo Ramos, dijo que «el certamen no está asegurado».

«Todavía no hay nada definido, quiero hablar con mucha claridad. Estamos en medio del proceso. No queremos rechazar un pedido si podemos satisfacerlo», declaró el funcionario con un cargo similar al de Jefe de Gabinete en la Argentina. Además, explicó que la decisión final se conocerá este martes.

Según Ramos, fue la Confederación Brasileña de Fútbol la que dio el Ok a la disputa del torneo, no el gobierno nacional.

La autorización final para autorizar eventos la toma el poder ejecutivo de cada Estado. Se negaron: Pernambuco, Río Grande do Norte, Minas Gerais y Rio Grande do Sul. Aunque dieron el ok San Pablo, Bahía, Cuiabá y Amazonas.

Además, hubo reacciones desde la oposición al gobierno de Jair Bolsonaro. El diputado socialista Julio Delgado anunció que presentará una demanda ante la Corte Suprema del país y hubo otro legislador que presentó fuertes críticas.

Otra parte de la realidad es que en Brasil se jugaron todos los estaduales, continúa la Copa Brasil y el último fin de semana se desarrolló la primera fecha del Brasileirao. Si bien fue un país muy afectado por la pandemia del coronavirus, al punto que, según fuentes oficiales hubo más de 462.000 muertos, no es éste el peor momento.

Las consultas de Olé con la prensa brasileña conducen a que finalmente el torneo se desarrollará, bajo las condiciones puestas por las autoridades sanitarias, que admiten 65 personas por delegación (serían diez con la local), todas vacunadas, y sin público en los estadios.

De todas maneras, se esperan las certezas para que Brasil no sea la tercera sede en ser anulada.

Deja un comentario