El Real Madrid ficha a Carlo Ancelotti

El Real Madrid ficha a Carlo Ancelotti

ABC.ES.-  Firma por tres temporadas. El entrenador italiano ganó la Décima en 2014 y fue despedido en 2015 tras una temporada en blanco. También regresa Pintus, el preparador físico del doblete de 2017 y de las tres Champions

Carlo Ancelotti vuelve al Real Madrid. El entrenador de la Décima regresa a la que fue su casa en las temporadas 2013-2014 y 2014-2015, en la que además de la ansiada Copa de Europa número diez de la entidad blanca, logró un Mundial de clubes, una Supercopa de Europa y una Copa del Rey. «El Real Madrid C. F. comunica que Carlo Ancelotti será el nuevo entrenador del primer equipo para las próximas tres temporadas. Mañana tendrá lugar el acto de la firma protocolaria junto al presidente Florentino Pérez en la Ciudad Real Madrid. Posteriormente, Carlo Ancelotti comparecerá a las 18:00 h ante los medios de comunicación en una rueda de prensa telemática», decía el comunicado oficial del club blanco, hecho público a las 19.00 horas.

Ancelotti, que tenía contrato con el Everton hasta el año 2024, llega a coste cero. El italiano no tenía cláusula alguna con el conjunto de Liverpool, y el Everton no le puso ningún impedimento para la rescisión de su contrato. Las relaciones entre ambos clubes son muy buenas, más aún tras el traspaso a precio simbólico de James el verano pasado: «Ha aparecido una oportunidad inesperada, y mi familia y yo hemos decidido que era el momento de salir», argumentó Ancelotti para justificar su salida del Everton.

La compleja marcha de Pochettino del PSG, prioridad número uno para el banquillo blanco tras la marcha de Zidane, más la desconfianza que producía la inexperiencia de Raúl y el fuerte carácter de Antonio Conte, provocaron que el Real Madrid ampliara su abanico de candidatos al banquillo, y fue ahí cuándo emergió con fuerza el nombre de Carlo Ancelotti. Un entrenador experimentado, de currículo intachable, caballero y educado, conocedor de la casa y del fútbol español, y con total dominio del castellano. Su perfil encajaba con lo que buscaban Florentino Pérez y José Ángel Sánchez, y el italiano no tuvo ninguna duda cuando recibió la llamada de la entidad merengue. Zidane, por ser quién fue -el mejor técnico de la historia moderna del club blanco-, dirigió en dos etapas al Real Madrid, pero entrenar al equipo merengue ha sido históricamente un tren que pasa una vez en la vida. Si lo hace dos, no subirse suena a osadía imperdonable.

Contactos desde el sábado

Ancelotti llegó a la capital de España el viernes pasado y tuvo el primer contacto con el club blanco el sábado. En esa llamada, se le consultó si estaría dispuesto a regresar al Real Madrid y la respuesta que recibió el club fue positiva. Se convertía en ese momento en el candidato tapado, ese que desde el club se deslizaba que no salía en los medios, pero que tenía tantas posibilidades como cualquiera del resto de la lista.

Pasó el fin de semana y llegó el lunes, y la opción de Pochettino no había evolucionado hacia ninguna parte. El técnico argentino seguía sin desligarse del PSG y la postura públicas del club parisino aseguraban con rotundidad que no tenían intención ninguna de despedir a Mauricio. A esto, se le unió la hiriente carta de Zidane en la que dejaba varios reproches contra el presidente del Real Madrid, situación que causó decepción y tristeza en la persona de Florentino y que, a su vez, aceleró la decisión del banquillo. El lunes por la tarde, Ancelotti recibía una nueva llamada de la entidad blanca en la que se le comunicaba que habían decidido apostar por él. Fue ahí cuando Carletto ya tuvo claro que su vuelta al Real Madrid iba a ser una realidad.

Ancelotti es uno de los entrenadores más queridos por la afición merengue. Su paso por el club blanco dejó un gran sabor entre su hinchada, dividida tras tres intensos años con Mourinho en el banquillo del Bernabéu. Entre 2010 y 2013, el Real Madrid vivió una guerra civil entre sus seguidores y Ancelotti logró en mucho menos tiempo del previsto una rendición de ambos bandos. El mourinhismo y el antimourinhismo firmaron la paz, y se contagiaron del estilo señorial de Ancelotti, un caballero que siempre defendió al club y que jamás tuvo una mala palabra pública para su jugadores ni para ningún miembro de la planta noble. Pero, relevante como es esta coyuntura, lo más importante de Ancelotti fue el estilo y el fútbol que trajo al Real Madrid.

«El club más grande del mundo tiene que ganar jugando un fútbol espectacular», aseguró Carletto en su rueda de prensa de presentación en junio de 2013. Y así fue durante algunos tramos, sobre todo durante los primeros cuatro meses de su segunda temporada. Según la crítica, entre septiembre y diciembre de 2014, el Madrid jugó el mejor fútbol desde la etapa de La Quinta del Buitre. Una racha de 22 victorias consecutivas en las que, además, se ganaron la Supercopa de Europa y el Mundial de Clubes. Esto, unido al delirio de la Décima y de la final de Copa ganada al Barça con aquel icónico tanto de Bale en carrera con Bartra, generaron una expectativas gigantescas que, de la noche a la mañana, se vinieron abajo.

Tras las vacaciones de Navidad, y la derrota contra el Valencia en Liga el 4 de enero de 2015, que ponía fin a esa racha triunfal del Madrid, el equipo se vino poco a poco abajo hasta el punto de perder la Liga en las últimas jornadas y caer en semifinales de la Champions ante la Juventus. Ese inesperado epílogo generó decepción en la directiva blanca, y Ancelotti acabó siendo destituido: «El Madrid necesita un nuevo impulso», explicó entonces Florentino.

Muy querido

Seis años después de aquella salida, en la que las dos partes entendieron la postura contraria y no hubo reproche alguno, Ancelotti vuelve a un equipo en el que aún hay jugadores de su época, como Ramos, Marcelo, Isco, Modric, Kroos o Bale (que regresa de su cesión en el Tottenham), pero que quizás varios de ellos no estén la próxima campaña en el Real Madrid. La idea no ha cambiado, a pesar de la salida de Zidane. Ancelotti tiene que comandar una revolución y apostar por la gente joven que el club blanco ha fichado en estos últimos años: «Dentro de él hay un entrenador magnifico y es una gran persona. Es la combinación perfecta. Tiene mucho sentido del humor, y eso no es otra cosa que síntoma de inteligencia. Eso sí, cuando se cabrea, mejor estar lejos», explican desde el vestuario blanco, feliz por la vuelta de Ancelotti.

El entrenador italiano firma por tres temporadas y su regreso no sería el único. Con él, vendría Antonio Pintus, el preparador físico del doblete de 2017 y de las tres Champions consecutivas, que el verano pasado abandonó el club blanco para marcharse con Antonio Conte al Inter. Pintus debe solucionar el grave problema que tiene el Madrid con las lesiones, más de sesenta durante la pasada temporada. El Real Madrid 2021-2022 ya ha puesto sus cimientos.

Deja un comentario